Los orígenes de  Joyería Hermida se remontan a un pequeño taller de relojería.
Su propietario, Don Rafael Hermida Díaz, relojero de profesión y joyero de vocación, consiguió transmitir a sus hijos la pasión por tales oficios.
Hoy, Teresa y Rafael dirigen el negocio familiar en dos establecimientos, diferentes en estética y artículos, pero con características comunes:
la Excelencia en el Servicio, la Calidad del Producto y el Diseño Exclusivo.


ENVÍANOS TU CONSULTA:

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

VISÍTANOS: